Juan Antonio Ramos – Taekondista olímpico ©victorsalgado.com

dsc_6475 

dsc_6571

dsc_6454

dsc_64383

dsc_6505

dsc_6616

Anuncios

Barcelona Harley days ’08 ©victorsalgado.com

Alé de mil cent.

Fuig el silenci de tots els carrers, boires pudentes, alé de mil cent.

Cop de gas, rodes cridant llauren tot l’asfalt…

d’aquelles grans motos que estripen els cervells, mentre fan carreres, espantant nens i vells.

Genets de cuiro, estampes de reis, botes lluentes i grassa als cabells…

Sangtrait

 

                             

Le Parkour ©victorsalgado.com

Caminante, no hay camino…

 

¿Deporte urbano?, ¿juego?, ¿trasgresión?

El Parkour (o arte del desplazamiento) es una disciplina creada en Francia por David Belle, cuyo padre, bombero y  militar, le enseñó esta técnica usada en el ejército, en la cual se buscaba superar los obstáculos del trayecto, usando sólo el cuerpo, mediante acrobacias, saltos, grimpeo… Busca la eficacia en el movimiento para superar límites de forma original, con la finalidad de avanzar, pero no como forma de exhibición. El traceur (su practicante) no retrocede; hace camino con acrobacias, avanza, superándose día a día, a su ritmo y sin ponerse en peligro.

Para ser un buen Tracer, hay que estar preparado física y mentalmente. Se ha de ser rápido y elegante en los movimientos, buscando la eficacia y perfección, pero sin competir ni rivalizar con el compañero. La meta es avanzar y superarse a uno mismo: sus limitaciones, sus miedos, tal vez incluso a la muerte. Juegan con los elementos, con la arquitectura urbana, combinando saltos de gatos con recepción de salto de brazo, con rompemuñecas… Se juega a ser un superhéroe.